El turista responsable

Al momento de llegar las vacaciones, es natural relajarnos y soltar toda esa tensión  que el año nos ha generado a través de la mil y un situaciones, que muchas veces salen de debajo de la tierra.

Sin embargo, esto no significa de ninguna manera que estamos libres de responsabilidades, ya que no importa donde estemos, la responsabilidad siempre estará o debe estar con nosotros.

turista-responsable

Muchas personas podrían pensar que las responsabilidades nos siguen como una manada de lobos; sin embargo, el hombre de honor no ve a sus obligaciones como algo que lo persigue, sino como una parte del vestir de su espíritu.

Las responsabilidades no las dejamos en el trabajo o en la casa al salir de vacaciones, sino que tenemos siempre un deber para con el lugar donde vayamos, algo que le llamo responsabilidad turística.

La responsabilidad turística es, como lo dice su nombre, la responsabilidad del turista que tiene para con el lugar de su visita, ya que no olvidemos que como seres humanos y como ciudadanos del mundo, todos los lugares en la Tierra, sin importar qué tan lejos o remotos sean, son nuestro hogar y hemos de tratarlos como tal.

turismo-responsable

La filosofía que debería tener todo turista es la de no dejar ningún rastro de su visita después de su partida, ya que esto les asegurará la aprobación de la población local,  quien los recibirá después con los brazos abiertos; de lo contrario, siempre existirá esa incómoda resistencia, común de muchos lugares en el mundo, ante los turistas.

Uno de los principios más antiguos de conducta del viajero es el portar humildad como documento principal a cualquier país, reino, sultanato o aldea que visite, ya que el respeto y la amabilidad no son medallas con las que se nace, sino que éstas se ganan simplemente por medio de méritos.

Muchas veces olvidamos que las poblaciones hostiles así lo son por razones específicas, como turistas y viajeros irrespetuosos, quienes esperan, por su mera presencia, ser respetados.

Esta actitud de soberbia absoluta proviene, muchas veces, del erróneo sentido del pertenecer a una cultura superior a aquella que visitamos, cuando en realidad simplemente todas las civilizaciones son distintas en su modo de ver al mundo, pero similares en sus necesidades.

Si estos principios fueran respetados con frecuencia, les aseguro que el mundo sería un mejor lugar donde nuestros hijos puedan crecer.

El respeto a los lugares y culturas que visitamos se caracteriza y comienza con el deseo e interés de servir y entender al prójimo.

Haciendo esto, les aseguro que no solo estarán sirviendo a su prójimo, sino que estarán sirviéndose a ustedes mismos y a sus descendientes, ya que el nombre de un hombre solo se forja con sudor, sangre y lágrimas, pero se puede borrar con una simple brisa de un mal viento, proveniente de la casa de nuestros descendientes.

En nuestro país solo basta con preguntarle las personas que trabajan en hoteles en Zihuatanejo, Acapulco o Cancún para que les expliquen qué tanto respeto hay al viajar.

turismo-responsable (1)

Aventura en el Bajío

El estado de Guanajuato, uno de los más representativos del Bajío Mexicano, es bien conocido por sus atractivos artísticos y culturales. Ciudades como San Miguel de Allende o Guanajuato, la capital, tienen algunos de los edificios coloniales más hermosos del centro de México.

En Silao se encuentra uno de los centros de peregrinación religiosa más importantes del país (después de la Basílica de Guadalupe, es el que recibe más visitantes), el Santuario de Cristo Rey, en el Cerro del Cubilete.

Y cada año, la ciudad de Guanajuato se engalana con dos festivales culturales de talla internacional. El de mayor trayectoria es el Festival Internacional Cervantino, que se celebra anualmente desde 1972. En él se dan cita importantes representantes de la música, la literatura y las artes visuales, de México y el extranjero, y se lleva a cabo en el mes de octubre.

De más reciente creación, pero igual de importante en su ámbito, es el Guanajuato International Film Festival (GIFF). Cuenta ya con 18 años de trayectoria y es uno de los eventos más destacados de la industria cinematográfica en México.

Por estas y otras muchas razones, nadie duda que Guanajuato sea un destino turístico ideal para los amantes de la historia, el arte y la cultura. Sin embargo, el estado cuenta con atractivos que invitan a practicar otras formas de turismo; entre ellas, los viajes de naturaleza y aventura.

Enseguida les dejamos algunas propuestas para vivir unas vacaciones extremas en esta hermosa región del Bajío.

turismo_aventura

Paracaidismo en Celaya

Como ya les contábamos en otras notas de este blog, nuestra empresa turística nació como una escuela de paracaidismo, pues en esta localidad del estado se dan las condiciones ideales para practicar ese deporte. Acompañados por instructores profesionales, podrán volar en un cielo normalmente despejado y admirar la diversidad de paisajes que ofrece el Bajío.

Vuelo en parapente en Silao

El parapente es una estructura compuesta por un planeador y uno o dos arneses colgantes, para sujetar a las personas. Con él se puede navegar entre las nubes y contemplar el paisaje con un detenimiento que sólo las aves podrían lograr. En la ciudad de Silao encontrarán varios tour operadores, que ofrecen vuelos en parapente desde el Cerro del Cubilete. Si la vista desde la cima de esta montaña es ya impresionante, sobrevolar los alrededores les hará vivir una experiencia inigualable.

Senderismo y escalada en la Sierra Central

La Sierra de Guanajuato, también conocida como Sierra Central, tiene la orografía ideal para practicar deportes de montaña, como senderismo, escalada en roca, rapel e incluso ciclismo. También se ofrecen tours a bordo de vehículos todo terreno, que salen de la ciudad de Guanajuato.

Ecoturismo en San Miguel de Allende

Si lo que buscan es el contacto con la naturaleza para admirar su biodiversidad, los alrededores de San Miguel de Allende constituyen el escenario ideal. Dos de los mayores atractivos son la zona de manantiales y el jardín botánico El Charco, una reserva natural con cerca de 70 hectáreas de extensión.

En definitiva, Guanajuato tiene mucho que ofrecer a los amantes de la aventura. Lo mejor es que por su céntrica ubicación, es un destino fácilmente accesible desde cualquier parte de la república; ya sea por tierra, en autobús o en auto, o por aire, aprovechando las ofertas de VivaAerobus.

¿Listo para volar?

El paracaidismo es uno de los deportes extremos más emocionantes que puedes practicar. Comienzas por desafiar el vértigo con un espectacular salto al vacío y una caída libre de tan sólo 30 segundos… que, en efecto, te parecerán una eternidad.

Luego, el paracaídas se abre y quedas suspendido en el cielo. Entonces te invadirá una grata sensación de asombro, al contemplar un espectáculo que sólo las aves tienen el privilegio de ver cotidianamente. Por unos instantes, sentirás que capturas la inmensidad.

En esos momentos, si así lo deseas, tu instructor te permitirá controlar un poco el paracaídas, para que puedas dar algunos giros y experimentar con mayor intensidad la sensación de volar. Luego te guiará en un suave descenso, para que llegues sano y salvo a tierra.

La experiencia de saltar, volar y descender no dura más de diez minutos, pero te garantizamos que la recordarás toda la vida.

Para preparar tu salto, es importante que sigas las siguientes pautas:

  • No te desveles el día previo al salto, ni consumas bebidas alcohólicas o drogas.
  • Si padeces alguna enfermedad crónica, consulta a tu médico y pide su autorización expresa para practicar el paracaidismo.
  • Considera que el límite de peso para saltar es de 80 kilogramos. Puedes saltar con una persona más, siempre y cuando no excedan ese peso entre los dos.
  • Si eres menor de edad, debes contar con la autorización expresa de tus padres.
  • El primer salto siempre debes hacerlo en compañía de tu instructor y debes seguir al pie de la letra sus indicaciones.

El paracaidismo es una práctica completamente segura. No obstante, es importante que acudas con agencias o escuelas autorizadas, que garanticen la preparación de sus instructores y el óptimo funcionamiento de todo el equipo.

Ahora sí, ¿listo para saltar?

paracaidismo